Alguien en el bosque dejó 7 gatitos en una caja, pero el fornido no pasó y los salvó

Husky Banner es un verdadero héroe, habiendo salvado más de una vida. Mientras caminaba por el bosque, el perro encontró una caja que contenía gatitos. Alguien decidió deshacerse de los niños y encerrarlos en una caja, llevarlos al bosque, lejos de la gente. Banner no solo encontró la caja, sino que forzó a su dueño a ir a ayudarlo. Whitney tiene 30 años y solo usa una silla de ruedas.

Ella ha tenido una pancarta durante muchos años, el fornido la ayuda y es su buen amigo y compañero. Un día de verano, Whitney y Banner caminaban cerca de su casa en una densa arboleda. Banner se comportó inusualmente, a menudo preocupada, y durante la caminata se puso muy nerviosa.

El perro trató de llamar a su amante en los arbustos y no retrocedió hasta que la mujer cumplió con su solicitud. La mujer siguió al perro hasta los árboles y vio una caja allí.

La caja estaba lejos del camino y los transeúntes no podían notarlo accidentalmente, probablemente quienquiera que la pusiera aquí estaba tratando de ocultarla de miradas indiscretas. Whitney miró dentro de la caja y vio a los gatitos dentro.
Los animales eran pequeños y débiles, pero seguían vivos. La mujer se llevó la caja y se la llevó a casa. La casa ronca inmediatamente comenzó a cuidar de los bebés, lamiéndolos y colocándolos cómodamente. Parece que Banner ha decidido que se convertirá en la madre de estos bebés. “Banner comenzó a preocuparse, no entendía lo que había sucedido.
Le pedía constantemente que se calmara, que se sentara tranquilamente. Por lo general, ella sigue órdenes de inmediato, pero esta vez fue diferente, así que rápidamente me di cuenta de que tenía razones para estar preocupado. Tan pronto como abrí esa caja, Banner inmediatamente se zambulló con su hocico y sacó uno de los gatitos”, recordó Whitney ese día.
La mujer dice que la tapa de la caja estaba bien cerrada, por lo que los niños no tuvieron oportunidad de escapar por su cuenta. Whitney está convencida de que los bebés fueron llevados a la arboleda para morir, porque cuando abrieron la caja las migajas ni siquiera tenían la fuerza para llorar, simplemente se acurrucaron juntos, tratando de calentarse .
Whitney decidió ayudar a los gatitos, se las arregló para encontrar un gato de acogida, que se hizo cargo de algunos de los cuidados del bebé. Banner tampoco renunció a sus nuevas protecciones, estaba constantemente al lado de ellos y los ayudó a calentarse.
«No puedo imaginar quién podría ser tan despiadado en condenar gatitos a una muerte dolorosa. Ahora que están a salvo y se están cuidando, me hace muy feliz”, dice Whitney.

Rate article
STORIE VIVENTI
Add a comment